martes, 21 de junio de 2011

Felices



Conozco gente que es feliz. El secreto está en construirla sobre cimientos endebles. Quienes se empeñan en anclar al suelo grandes pilares para que no sea destruida por cualquier leve movimiento sísmico están perdidos. En fondo es bastante sencillo, basta con pensar que uno es más sabio que los demás, que su vida está más llena o que lleva razón la mayoría de las veces. En resumen, los felices son aquellos que ven que los demás no son más que unos pobres desgraciados. Ojalá nunca quiera ser uno de ellos.

1 comentario:

un libro abierto dijo...

No estoy de acuerdo con eso de que hay que pensar que los demás son unos pobres desgraciados, creo que el apreciar y el valorar a los demás es parte de la felicidad, pero estoy de acuerdo en que no existe una "gran felicidad" como una gran meta inmutable, si no que es más bien como destellos de luz que encuentras por casualidad en el camino.
(¡Ala! yo que si que suelto rollos) :P
un saludo