miércoles, 10 de diciembre de 2008

Centro

Hay veces que uno se obsesiona buscando algo. Yo he estado buscándome el centro durante mucho tiempo. Unos años atrás dibujé mandalas para tatuarme uno. Luego pensé que no podía ser una cosa agregada tanto tiempo después de nacer y deseché la idea. Después he estado decidiendo si lo que buscaba era un punto o un eje sobre el que giro. En este segundo caso había que investigar además si se trataba de uno vertical u horizontal. Lo del punto no me convence y lo del eje tampoco porque estaría mareada de dar tantas vueltas y la verdad es que me encuentro bien. Yo quiero mi centro. De momento se me ocurre que va a ser este lunar:

Lleva conmigo desde siempre, cae más o menos sobre mi esternón y me queda bien con escotes. Absolutamente superficial, sí, pero yo necesito un centro y ya. Quizás buscándolo, decidiendo donde está o inventándomelo dejo de ser una descentrada.

8 comentarios:

Jorge dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

Para enseñar un lunar mejor no enseñar nada. Viva el desptape!!!

Ele dijo...

¿Destape? Serás antiguo... Que te he dicho que no voy a enseñar las tetas de momento y no te "anonimices" que me llegó el comentario con tu nombre al correo (sí, sí, ese que borraste)

Odaisa dijo...

Mejor horizontal, que el vertical corre el riesgo de caer hacia abajo. El horizontal te permite, como mucho, mirar hacia adelante o hacia atrás y, los recuerdos no siempre son malos.

Investigador dijo...

La idea de búsqueda del "centro" (¿quién podría negar ese derecho?) y la culminación en el lunar como tal me pareció brillante y provocativa.
Probablemente tan provocativa como "los escotes" que propones que imagine(mos).
Puedo (desde esa foto de lunar solitario) imaginarme, también, el eje vertical que propones y alcanzar la sonrisa Bacall que te caracteriza... que, seguramente, estará burlándose del sentido elegido.
Jampri tenía razón... mucha búsqueda de centro - decía -pero sólo para saber dónde no estar.

Ele dijo...

Naaa, es cansado mirar atrás. Me voy a comprar una cosa de esas que les ponen a los caballos para que no miren a los lados. Besos, guapa.

Investigador, tienes mucha imaginación. La provocación te la has inventado tú. La sonrisa burlona sí estaba, ni me puedo tomar en serio algo como el centro. Besos también.

Anónimo dijo...

Fervientemente quiero que suprimas mi comentario a propósito de ese lunar.
No sé si comentarlo... mmm.

http://www.unizar.es/departamentos/filologia_inglesa/garciala/publicaciones/losblogs.html

Ele dijo...

¿Solcu?